Flora y Fauna LIV.

 IT GIRL.

Mi querida amiga Jule me pasó este artículo de Carlos García Calvo, el cual no solo no tiene desperdicio  si no con el que estoy completamente de acuerdo.

Lo primero que debería hacer es entonar el “mea culpa” por haberme presentado a un concurso de la revista MUJER HOY, que se llama MUJER IT.

Pero aunque me hubiera encantado ganarlo por la importancia que tiene par mi blog un premio que concede un grupo de comunicación tan importante como es Vocento, evidentemente no me considero una Mujer It.

Hecho este inciso, los que me seguís en el blog sabéis que siempre trato de no usar anglicismos y menos si esa palabra existe en castellano, sobre todo porque además de parecerme ridículas e innecesarias, me produce hasta pudor escribirlas.

Ser una IT GIRL supone un trabajo y un desgaste al que yo jamás me sumaría; qué agobio estar todo el día pensando en que tengo que ser la más ideal del planeta.

Tener que hablar como una “afectada” y tener que estar solo pendiente de mi y de lo que los demás piensen de mi apariencia que no de mi persona.

Toda una profesión que seguro que merece una tésis doctoral y un buen psiquiatra.

Os dejo una entrada en la que hablé sobre este tema hace meses. “Celebutante” y el estupendo artículo de Carlos García Calvo.

 

Ayer protagonicé un pequeño revuelo en Twitter al decir que había que desterrar las palabras ‘it’ y ‘cool’ del discurso de los españoles y, sobre todo, de las españolas. Mis amistades tuiteras habituales, y alguna nueva, estaban todas de acuerdo. Alguien opinó que había que desterrar ‘trendy’, de paso.

No tengo nada en contra de ‘it’, concepto que surgió de la mente febril de la escritora Elinor Glyn en la década de los 20 del siglo XX. ‘cool’ tuvo su gracia, sobre todo en boca de los franceses siempre fieles a su ‘franglais’. Pero lo que me saca de quicio es ver que las revistas femeninas en su versión tuitera se empeñan de hablarnos de ‘trendy it bags de lo mas cool’ con la que está cayendo.

Por las mañanas quiero aullar cuando después de mis dos tazas de ‘ristretto’ y la lectura de El Mundo en Orbyt que me informa de los horrores que nos azotan no solo a los españoles, si no todo el  planeta, me meto en Twitter y veo que algunas mal llamadas ‘socialités’ (palabra inexistente de nuevo cuño hispano) recomiendan accesorio de moda  ‘it’ de lo más ‘trendy’ y ‘cool’.

Inciso: a) un pequeño revuelo en Twitter es más satisfactorio que uno grande que puede resultar agotador. b) por que ese acento en la E final de ‘socialite’ que convierte una palabra norteamericana válida, de connotaciones algo peyorativa, en una francesa. Es casi tan grotesco como añadirle ese ‘de’ a Cayetana Alba.

Y ahora, para finalizar una ‘pensée’ de esas que me gustan: ¿Se han parado a pensar lo aburridas que deben de resultar en la intimidad, y no me refiero a la cama solamente, las ‘it girls’? Son las herederas de eso que nuestras madres llamaban bellezas profesionales y deben estar desesperadas por mantener el interés de su público, de los diseñadores que frecuentan y de las publicaciones que las ensalzan. Me las imagino histéricas pensando que  una ‘it girl’ más joven pueda arrebatarle su lugar en el sol en cualquier momento. Como Athenaïs de Montespanque ante el terror de perder el afecto de Luis XIV y dejar de ser su favorita, supuestamente recurrió a misas negras, aquelarres y otras brujerías  para retenerle.

3 thoughts on “Flora y Fauna LIV.

  1. Desde luego que estoy completamente de acuerdo, yo desterraría todas. Primero porque, cómo bien dices, el español es muy rico y hay términos suficientes para todo y segundo, porque no creo que haya que calificar a una mujer por lo que lleva puesto. Las mujeres llevamos mucho luchado para llegar donde estamos y pienso que esto nos lleva un paso para atrás.

    Un saludo

    Lola (www.lolacortes.com)

  2. Totalmente de acuerdo, descartaría los anglicismos porque el castellano es un idioma muy rico, y no nos hace falta ese tipo de vocablos. Lo que ocurre es que si estás en el sector Moda, no te queda otra opción.
    En cuanto al concurso… no me presenté porque tengo muy claro que no soy una “víctima de la moda” o “fashion victim” y lo que buscan es precísamente una consumidora empedernida de moda que lo único que le importa es qué estilismo se va a poner cada día.
    Felicidades Mónica por esta entrada 😉
    Un fuerte abrazo
    Arantza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *