Meetme y Fernando Duarte

Hacía tiempo que no tenía el placer de que uno de mis seguidores se prestara a hacer una colaboración en mi blog.

Siempre me ha gustado compartir con vosotros la visión que tienen otras personas sobre la moda y más aún si no están dentro de este mundo.

Gracias Fernando por tu artículo.

Podéis seguirle en Twitter @fduartemerelo

El hábito no hace al monje… Pero ayuda bastante.

De imprescindible me gusta calificar a nuestro refranero castellano, tan lleno de cultura popular, coletillas y respuestas fáciles, pero también de múltiples interpretaciones y matices.

Que alguien afirme que el hábito no hace al monje deja al descubierto sensaciones ciertas de desengaño, mentira o decepción. Es una forma muy gráfica de expresar que las apariencias engañan… pero no es así siempre.

Entrando en el complicado juego de las apariencias resulta muy necesario pararse un momento a valorar la imposibilidad de fingir lo que no se es, o mejor aún, lo acertado de recubrir tu verdadero yo de la apariencia oportuna.

descarga

 La propia naturaleza del ser humano le empuja irremediablemente a la necesidad de pertenecer a un grupo y ser socialmente aceptado, una vez cubiertas las necesidades más básicas de carácter tanto fisiológico como de protección.

Este desarrollo en sociedad de la naturaleza humana es el que nos impulsa a crearnos, copiar o mimetizar una serie de rasgos únicos, personales y socialmente aceptados que a modo de carta de presentación e intenciones nos permita entrar, permanecer y sobrevivir dentro de nuestro propio ecosistema social. No olvidemos que esa propia apariencia es parte fundamental de nuestro lenguaje no verbal, la cual nos permite mostrar o simular desde estados de ánimo a intenciones premeditadas.

Una vez comienza el juego, adaptamos nuestro aspecto exterior y adoptamos los comportamientos adecuados para obtener los resultados de carácter personal perseguidos. Es aquí donde puede entrar en funcionamiento el factor simulación cuando nuestros objetivos exceden a la suma de nuestros recursos y capacidades. Al final nuestras intenciones son las únicas responsables de la perversión de nuestro aspecto externo.

Hoy por hoy sería imposible separar apariencia y personalidad. Ya asistamos a una reunión de trabajo, primera cita, a practicar deporte, salir con amigos o recibir en casa, vamos adaptando envoltura, comportamiento y actitud a lo que creemos que requiere cada situación. Al final estamos tirando de hábito, lo cual no nos hace monjes, pero nos ayuda bastante a serlo.

Ahora bien, gustos, tendencias, o lo materialmente adecuado y oportuno a cada situación y entorno se lo dejo a l@s expert@s.

1381836_451123971663740_684414791_n

Así se define Fernando Duarte: Soy economista y consultor empresarial, apasionado por la gente y devoto de la tecnología. Andaluz errante y cordobés tenaz, aprendiz incansable y coleccionista de vivencias.

 La canción elegida por Fernando es “El Límite”, de La Frontera

2 thoughts on “Meetme y Fernando Duarte

  1. Creo que tienes mucha razón Fernando y no olvidemos si quien entrevista es hombre o mujer, y ya que va de refranes, ya sabes que al hombre las cosas nos entran por el ojo y a las mujeres por el oído, ojo al dato que puede ser importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *